ZAPATOS BEBÉ Y PRIMEROS PASOS

Publicado por Ana en

ZAPATOS BEBÉ Y PRIMEROS PASOS.

Gatear o andar son procesos de maduración y de poco sirve intentar acelerarlos. Salvo en casos aislados, no tenemos ningún motivo para dudar de que el propio niñ@ conseguirá andar por si mismo y sin la ayuda de ningún zapato.

Si utilizamos zapatos con refuerzos para sostener el peso del cuerpo estamos limitando el desarrollo de los músculos de pies y tobillos ¿O acaso les ponemos muñequeras cuando empiezan a gatear? Al igual que dejamos sus muñecas libres para que gateen, deberíamos dejar sus pies descalzos siempre que sea posible.

En condiciones normales, nada mejor que sus pies descalzos para sus primeros pasos. Eso es lo que parecen confirmar los estudios realizados al respecto.

EL CALZADO EN BEBÉS Y NIÑOS

La revista Pediatrics, hace más de 20 años, publicó una revisión en la que apuntaba que el desarrollo óptimo del pie ocurre en un ambiente descalzo. Dice, además:

  • Que la única función de los zapatos debería ser proteger el pie de lesiones e infecciones.
  • El calzado rígido y compresivo puede causar deformidad, debilidad y pérdida de movilidad.
  • La selección de zapatos para niños debe basarse en el modelo de pies descalzos (calzado barefoot).
  • Hay indicios de que el uso prolongado de calzado convencional, en niños de 3-8 años, altera la morfología del pie y el tipo de pisada.
  • En niños más mayores, el uso habitual de calzado reduce el ángulo del arco del pie, pudiendo provocar problemas futuros de rodilla o tobillos.
primeros pasos y zapatos

¡DESCALZA A TU BEBÉ!

Los bebés no tienen formado el arco, pero su correcta formación depende de que dejemos que sus pies se desarrollen libremente. Además, los bebés que suelen ir descalzos desarrollan mejores capacidades cognitivas.

Según el estudio de la podóloga Isabel Gentil, los primeros 18 meses de vida del bebé son clave. Durante esta etapa se producen los mayores cambios a nivel neurológico ya que el sistema nervioso central del niño tiene mucha plasticidad.

Los pies del recién nacido tienen una gran sensibilidad táctil a los estímulos externos al cuerpo, mucho más que la de las manos. Para empezar a andar, el niño necesita la información que ha recibido de la planta del pie (propiocepción) y de las articulaciones para coordinar movimientos y lograr el equilibrio.

Al poner sus pies en contacto con superficies irregulares, de diferentes presiones y texturas del terreno, desarrollan la propiocepción. Además, mejoran la posición de las articulaciones y refuerzan la musculatura de los pies.

No podremos evitar que nuestros hijos lleven calzado. Pero, cuando eso ocurra, deberíamos usar un calzado que simulara al máximo las condiciones de ir descalzo.

primeros pasos y zapatos

¿Y CUAL ES EL ZAPATO IDEAL PARA LOS PRIMEROS PASOS?

Pues… ¡ninguno! Seguramente, sus primeros pasos los dará en casa o en un terreno bajo control, así que es una buena oportunidad para dejar sus pies libres, y si hace frío, puede usar calcetines.

Cuando necesite usar zapatos para ir a la calle, estos deberían seguir la filosofía del calzado barefoot.

  • Suela antideslizante y suficientemente gruesa para protegerlo de posibles peligros, pero lo suficientemente fina como para que perciba las irregularidades del terreno.
  • El zapato debería ser ligero y no interferir en la movilidad natural del pie y del tobillo.
  • La parte delantera de los dedos que sea ancha, para que no los oprima.
  • Sin drop (parte del tacón más elevada que la puntera) para evitar el acortamiento de la musculatura posterior.
  • Plantilla interior sin ningún elemento anatómico.
primeros pasos y zapatos

EN RESUMEN

Durante los 18 primeros meses de vida, el cerebro de los niños es más plástico. A través de los pies reciben muchos estímulos que favorecen el desarrollo de la inteligencia. Déjaselos en libertad el mayor tiempo posible para que saque rendimiento a sus capacidades cognitivas.

Cuando tengas que ponerle calzado, elige uno minimalista para que siga percibiendo estímulos del entorno y refuerce la musculatura de pies y tobillos.


2 comentarios

Víctor Martinez · 14 de julio de 2021 a las 17:53

Muy interesante el articulo. 🙂

    Ana · 25 de julio de 2021 a las 17:36

    Muchas gracias!!!

Los comentarios están cerrados.